HISTORIA DEL DISTRITO DE REQUE

Hablar de la historia de Reque es remontarse hasta épocas preincas, las primeras evidencias humanas en esta parte del valle, pertenecen al período formativo cultural u horizonte temprano (1000 aC. Aprox.).

Las construcciones en el Cerro de Reque, el antiguo asentamiento, hoy conocido como “Siete Techos”, Huaca Miraflores y otras diseminadas por todo el valle muestran un desarrollo cultural continuo tras el paso de diversas influencias de los pueblos Moche, Lambayeque, Chimú, e Inca en menor medida, legados expresados en cerámicos, tallados en piedra y colosas construcciones de adobe (huacas) y piedra.

Así el nombre de Reque o Requep (como aparece en los primeros documentos) derivaría de la palabra Mochica “Recksi o Recka” que significa “Espuma de chicha”.

Antes de la llegada de los españoles al Tawantinsuyo, Reque pertenecía al señorío de Callanca o Chuspo.
Los caciques que gobernaron esta época vivían regiamente, tenían a su servicio numerosa corte y eran conducidos por cientos de “hamaqueros”. Durante sus viajes eran atendidos con mucha comida y abundante chicha.

Con la llegada de los españoles en 1532 a tierras lambayecanas era cacique de Reque Xancol Chumbi. Las crónicas afirman que el señor de Reque Xancul Chumbi se sometió a la corona Real, recibiendo “oficialmente” como recompensa este cacicazgo, al mismo tiempo que consiguió la amistad de su encomendero.

Sin embargo se excedió en la cobranza de tributos (oro, platas, ropa, alimentos) a los indios y fue asesinado, en tales circunstancias vino a Reque el capitán Francisco de Alcántara a hacer justicia y los homicidas fueron castigados y quemados vivos. Pero, el acercamiento a los españoles no era por servilismo si no porque vieron en los españoles a sus libertadores contra la opresión de los Incas del Cuzco.

Cuando se repartieron las primeras encomiendas entre los españoles; la de Reque le correspondió a Miguel de Velasco, de allí surgió la necesidad de crear dos cacicazgos, una para cada encomienda: Callanca y Reque, desde 1540.
A fines del siglo XVI las reformas Toledanzas redujeron la población indígena a un pueblo denominado San Martín de Reque, dentro del corregimiento de Zaña; obispado de Trujillo.
Cabe destacar que en 1678 Rafael Suazo y Ferrer, español, Vicario de Reque, compró el sector Monte Grande y lo donó a la Iglesia, hecho que por mucho tiempo motivó la discordia entre comuneros y párrocos.

En el siglo XVIII, Reque era una doctrina católica y por tanto contaba con un cura propio.
En el siglo XIX; el 15 de abril del año 1835, Reque fue declarado comprensión de la provincia de Chiclayo, por decreto del General Francisco Santiago Salaverry.

Por ley Nº 798 del 4 de noviembre de 1908, Reque fue elevado al rango de Villa, durante el gobierno dictatorial de Augusto B. Leguía y correspondiéndole la elevación a la categoría de Ciudad según Ley Nº 27257 dado por el Congreso Constituyente Democrático promulgado por el Presidente Constitucional Ing. Alberto Fujimori, el 02 de Diciembre de 1993, en el gobierno local del Lic. David Chirinos Hurtado.

Como dijera José Mejía Baca, estudioso del folclore, quien en su libro “Aspectos Criollos” (Lima 1937) Reque se distinguió por sus cañaverales y sus alfalfares, sus frutas y sus verduras, sus yuntas y sus trapiches, así como por la vida tranquila y reposada, sus campos cultivados, sus arroyuelos silenciosos y su cielo “eternamente” despejado; y, de la misma manera, por ser “un pueblo de sencillos campesinos que trabajan con esfuerzo y con tesón para transformar la inmensa llanura en un mar de sementeras que les proporcionara una existencia mejor.
Esta es, a grandes rasgos la tierra hermosa y también histórica de Reque.